1.- Análisis de la consulta

Las aflatoxinas pertenecen al grupo de las micotoxinas, que son sustancias producidas por dos especies del género Aspergillus. Estos tipos de hongos crecen fundamentalemnte en zonas con clima húmedo y cálido.

Estas toxinas pueden estar presentes en alimentos, contaminados con hongos tanto antes como después de las cosechas. Los alimentos más comunes son: cacahuetes, nueces, maiz, arroz, higos y otros alimentos secos, especias y aceites vegetales crudos y granos de cacao.

CONTAMINACIÓN DE LOS ALIMENTOS CON ALFATOXINAS

Algunos tipos de aflatoxinas se producen de forma natural. la Aflatoxina B1 es el tipo más común en los alimentos y se encuentra entre las aflatoxinas más potentes desde el punto de vista genotóxico y carcinogénico. Es producida por Aspergillus flavus y Aspergillus parasiticus. También merece especial mención la Aflatoxina M1, metabolito de la anterior que se genera en humanos y animales y que dada su facilidad para atravesar barreras biológicas puede estar presente en la leche de los animales que hayan sido alimentaros con piensos contaminados con Aflatoxina B1.

En vista de los estudios toxicológicos ya existentes que relacionan las aflatoxinas con efectos de genotoxicidad y carcinogénesis, la Organizacion Mundial de la Salud, pretende que la exposición a través de los alimentos sea lo más baja posible, por lo que a llevado a cabo estudios sobre el grado de exposición de estas sustancias tanto en humanos como en animales de consumo humano. Por otro lado, otra importante organización Internacional dependiente de una comisión mixta de la FAO y la OMS, como es el Codex Alimentarius ha creado a través de sus comités especializados unos códigos de prácticas para la prevención y reducción de la contaminación con Aflatoxinas en nueces, cachuetes, etc. en su producción, manipulación y comercialización..