3. Nicho ecológico (tiempo, lugar y persona).

Persona
Lugar

Tiempo

 

Las aflatoxinas son producidas por hongos del género Aspergillus. Las especies de Aspergillus se encuentran en cualquier parte del mundo, pudiendo crecer en una gran variedad de condiciones ambientales y sobre una gran cantidad de alimentos. Por eso, la mayoría de productos pueden ser susceptibles de contaminación.La combinación apropiada de las condiciones ambientales, tipo de huésped y las características del propio hongo serán las que determinen la infestación, colonización, y cantidad de aflatoxinas producidas.
Aunque se desconoce con exactitud el mecanismo preciso que provoca que el hongo produzca las aflatoxinas, se pueden predecir y medir los factores de riesgo que aumentan los niveles de la misma. Entre ellos: agua, temperatura, cantidad de esporas en el ambiente, población de insectos, patrón de crecimiento de la cosecha, susceptibilidad de la planta, fertilidad del suelo, presencia de otros microorganismos o mohos e incluso la recolección.En base a estos factores podemos determinar cuál será distribución geográfica más probable para encontrar estas toxinas. Incluso si combinamos dicha predicción con patrones dietéticos regionales, podremos elaborar un modelo universal que permita definir el grado de exposición a las aflatoxinas en humanos. Como puede observarse en el mapa a la derecha, existen modelos que correlacionan las tasas de cáncer hepático con la exposición crónica a aflatoxinas.