Karl R. Popper propone un método deductivo de contrastación que nos lleve a la “falsación de la hipótesis”. De acuerdo con este método, una hipótesis sólo se puede contrastar de manera empírica, por la experiencia y sólo después de que halla sido propuesta. El contrastar hipótesis no consiste en descubrir hechos que las confirmen, puesto que siempre podemos encontrar alguno que la invalide, sino en intentar alzarla. La estrategia consiste en formularlas mediante la intuición y la conjetura, usar la lógica deductiva para inferir predicciones sobre ellas y comparar las observaciones con esas predicciones deducidas.

Una hipótesis es falsada cuando se descubre algún hecho que la desmiente o algún determinado hecho o situación que no es verificado por esa hipótesis.

Según Popper, una hipótesis que no sea falsable es inaceptable y se encuentra fuera del marco de la ciencia. Una hipótesis nunca podrá ser definitivamente confirmada, ya que esto significaría que no es falsable. El contenido empírico de una hipótesis, según Popper, se mide de acuerdo a cuán falsificable es ésta.

Teniendo claro el concepto de "falsacionismo", se debe evitar el error de considerar verdadera una hipótesis conceptual cuando se encuentra que las observaciones se corresponden con las predicciones, es decir, se comprueba que la hipótesis operativa es verdadera; este error es denominado la falacia de aceptar el consecuente. A nivel práctico se expresa de la siguiente manera:

- Si la hipótesis conceptual o alternativa es verdadera, entonces la hipótesis operativa o nula debe ser también verdadera (razonamiento lógico-deductivo).
- Si la hipótesis operativa o nula NO es verdadera (es falsa). Entonces la hipótesis conceptual o alternativa NO es verdadera.

 
 

Deporte InfantilSiguiendo el método deductivo de contrastación de hipótesis de Karl R. Popper, hemos propuesto una hipótesis conceptual a cerca de la influencia que tiene en la obesidad infantil la obesidad de los progenitores. Para poder demostrarla hemos propuesto una hipótesis operacional en la que diseñamos un estudio que nos lleve a contrastarlo. Basándonos en estudios anteriores, podemos afirmar que una vez realizado el estudio, los resultados obtenidos nos hacen afirmar que la hipótesis operativa es verdadera, por inferencia concluiríamos que la hipótesis alternativa también lo es; sin embargo, podríamos estar cometiendo un error al afirmar el consecuente ya que las hipótesis no pueden ser aceptadas o probadas mediante hechos empíricos sólo pueden ser rechazadas, es decir, no sería correcta la generalización.

En torno al falsacionismo aplicado a este caso, se intentará probar que las hipotesis alternativas son falsa. Las hipótesis formuladas serán falsas desde el momento en el que las observaciones de cualquier población en estudio no concuerden con las mismas, bien por la presencia de una variable de confusión que ha creado asociaciones espureas o por la incorporación de nuevas variables que pueden refutar la hipótesis original. Solo la experiencia podrá demostrar que la hipótesis no es falsable. En este caso, conseguimos demostrar que la hipótesis es falsa.

 

SolucionesNuestra segunda hipótesis conceptual afirma que a lrededor del 40% de las personas afectadas de obesidad padecen hipotiroidismo, y que este trastorno afecta por igual a ambos sexos y a cualquier edad. De la misma manera hemos diseñado un estudio para poder comprobarlo experimentalmente, lo que nos lleva a la segunda hipótesis operativa, y diseñaos un estudio que se basa en evaluar los resultados de la realización de un análisis de sangre que mida el perfil tiroideo. Las pruebas incluidas en este perfil son Hormona estimulante del tiroides (TSH), Triyodotironina total (T3), T3 libre, Tiroxina total (T4) y T4 libre.

Basándolos en estudios anteriores, podemos afirmar que si realizamos a una población en estudio análisis de perfil tiroideo, el porcentaje de obesos que padece hipotiroidismo es mucho menor, yy que la enfermedad es más frecuente en mujeres que en hombres, especialmente a partir de los 40 años de edad. Con esto observamos que la hipótesis conceptual es falsa con lo cual, podemos concluir por inferencia que la hipótesis alternativa también lo es, y rechazarla.

Intentamos probar que la hipotesis alternativas es falsa. La hipótesis formuladas serán falsas desde el momento en el que las observaciones de cualquier población en estudio no concuerden con las mismas. Es fácil demostrar con un sencillo estudio que la hipótesis es falsable. Hemos encontrados hechos o circunstancias que permitan falsar dicha hipótesis. Esto no significa que sea una mala hipótesis, sino que posiblemente exista una mejor.

 
 
Sugerencias - Contacto  
Ir a la página anterior
Ir a la página inicial
Ir al índice