Prevalencia puntual y de período.

Resumen

La prevalencia se define como el número de casos de una enfermedad o evento en una población y en un momento dado. Existen dos tipos de prevalencia: Prevalencia puntual y Prevalencia de periodo.

PREVALENCIA PUNTUAL

La prevalencia puntual es la probabilidad de que un individuo sea un caso en un momento o edad determinados. Sus valores oscilan entre 0 y 1 y no tiene dimensión.

La prevalencia puntual se estima con la siguiente fórmula:

Prevalencia puntual = Ct/Nt

Ct= número de casos existentes(prevalentes) en un momento o edad determinados.
Nt= número total de individuos en la población en ese momento o edad determinados.

Supongamos que los casos de TBC en Asturias del año 2005 desglosados por meses (datos ficticios) son:

La prevalencia de tuberculosis pulmonar en Asturias el día 31 de enero del año 2005 sería :

20 / 1.076635 = 0,00002 (0,002%)

PREVALENCIA DE PERIODO

La prevalencia de período se define como la probabilidad de que un individuo sea un caso en cualquier momento de un determinado período de tiempo.

La prevalencia de período se estima con la siguiente fórmula:

Prevalencia de período PP(to, t)= C(to,t)/N

C(to,t)= número de casos incidentes o prevalentes identificados durante el periodo to, t.
N= es el tamaño de la población. Su valor dependerá del tipo de población observada: población transversal, población estable o cohorte fija.

La prevalencia de período para el primer trimestre del 2005:

54 / 1.076635 = 0,00005 (0,005%)

 

Resumen

La tuberculosis ha sido una de las grandes causas de mortalidad y morbilidad en nuestro país y en concreto en el Principado de Asturias. Durante el año 2005 se han notificado 188 casos de tuberculosis respiratoria en la CCAA, lo que supone una tasa de 17,5 casos por 100.000 habitantes. Esto supone un descenso relativo con respecto al año 2004 del 16%, manteniéndose así una tendencia descendente, iniciada a finales de los años 90. Aunque todos estos datos apuntan a que las medidas para el control de la enfermedad está dando sus resultados, hay que tomarlos con cautela porque se estima que más de una tercera parte de los casos no se notifican, a pesar de tratarse de una enfermedad de declaración obligatoria nominal (EDO), por lo que estas cifras son necesariamente más elevadas. Hay que seguir insistiendo en la necesidad de continuar con los programas de prevención y control de la enfermedad y en la que importancia de la recogida de la información de la misma.

 

INICIO      INDICE