PRIMERA PARTE

I-A) SELECCIÓN DE UN PROBLEMA DE SALUD

La vigilancia epidemiológica en Salud Pública se define como la recolección sistemática de información sobre problemas específicos de salud en poblaciones, su procesamiento y análisis, y su oportuna utilización por quienes deben tomar decisiones de intervención para la prevención y control de los riesgos o daños correspondientes.

La enfermedad elegida es la Parotiditis o “paperas”.

La parotiditis epidémica es una enfermedad infecciosa, de etiología viral debida a un mixovirus que tiene un especial tropismo por las glándulas de tipo acinoso, especialmente las salivares, y por el sistema nervioso central. Se caracteriza por una inflamación aguda no supurativa de las glándulas salivares particularmente de la parótida, aunque también puede afectar a las submaxilares y sublinguales y que a veces también afecta a testículo, ovario, páncreas, glándula mamaria y sistema nervioso.

El reservorio es exclusivamente humano, aunque han sido infectados de forma experimental animales de laboratorio. Aunque las personas asintomáticas pueden transmitir el virus, no se conoce el estado de portador.

El modo de transmisión habitual es por diseminación aérea de gotitas, o por contacto directo con secreciones de nariz y garganta de personas infectadas, y con menos frecuencia por objetos recientemente contaminados con esas secreciones.

 El periodo de incubación es de unos 15 a 18 días, aunque puede variar de 14 a 25 días. Los síntomas prodrómicos son inespecífico (fiebre leve, anorexia, malestar general, cefalea) pero en 24 horas aparece otalgia y sensibilidad a la palpación en la parótida. La glándula afectada se agranda y alcanza su tamaño máximo en 2-3 días, y el dolor mas intenso ocurre en el periodo de agrandamiento rápido. Habitualmente, la parótida contralateral se agranda un par de días después de la otra, aunque ocurre parotiditis unilateral en el 25% de los pacientes con afectación de las glándulas salivares. La afectación de la parótida ocurre en el 60-70% de los casos, y la de otras glándulas salivares puede ocurrir en 10% de los casos. Aparte de la afectación de las glándulas salivares, la manifestación mas frecuente es la afectación del sistema nervioso central, con alteraciones del LCR en un 50% de los casos, pero solo aparece clínica de meningitis en un 1-10% de los pacientes con parotiditis. Suele tener una resolución completa y ausencia de secuelas. La encefalitis ocurre en una proporción de 1 caso por cada 6.000, con una letalidad del 1,5%. Un 20-30% de los hombres pospúberes padece orquitis, que suele ser unilateral y en un 5% de las mujeres ooforitis. La esterilidad es una secuela rara. Los casos graves de pancreatitis son esporádicos, pero formas leves se encuentran en un 4% de los afectados. Otras complicaciones son: neuritis, artritis, mastitis, nefritis, tiroiditis, pericarditis y riesgo de aborto en el primer trimestre del embarazo. En 1960 se desarrolló una vacuna de virus vivos atenuados que produce anticuerpos en el 90% de los vacunados y son duraderos, a pesar de que produce títulos más bajos que la infección natural. La vacuna antiparotiditis se introdujo en nuestro país, junto con la vacuna antisarampión y antirubeola (triple vírica), en 1981. Las coberturas vacunales fueron aumentando de forma paulatina alcanzándose en 1985 coberturas próximas al 80%, y en los últimos años se han mantenido por encima del 90%. En el año 1990 se recomendó la vacunación con triple vírica de 1 a 14 años en Asturias en el contexto de la intervención para el control de un brote de sarampión ocurrido ese año. Una segunda dosis de vacuna triple vírica se introdujo en el calendario a los 10 años de edad en 1996. En el año 2000 se adelantó la edad de esa segunda dosis a los 3 años, realizando una campaña especial de vacunación de los niños de 4 a 10 años con vacuna triple vírica que consiguió un 92% de cobertura.

 

I-B) FUNDAMENTOS DE LA ELECCIÓN

 

A finales del año 2005 y hasta mediados del año 2006  en nuestra comunidad,  se aprecio un aumento del nº de casos de parotiditis, que se incrementa sobre la media de años anteriores. Los casos ocurrieron en aquella población susceptible (de 20 a 30 años)  que por la edad no estaban vacunados, pero que tampoco pasaron la enfermedad por la disminución general de la incidencia.

 

Debido a que la transmisibilidad del virus es alta es de prever que puedan aparecer más casos de Parotiditis en esa población susceptible. Siendo una enfermedad de notificación obligatoria que nos permite observar la distribución y comportamiento de la incidencia de su incidencia, y prevenible actualmente (vacuna), podemos estar en condiciones de establecer una vigilancia epidemiológica de la parotiditis, que nos permita en todo momento evaluar la situación, detectar brotes y trazar mecanismos de control y acción.

En España, la parotiditis comenzó a declararse al sistema EDO en 1982. La incidencia de parotiditis descendió rápidamente pasando de una tasa de 592 por 100.000 habitantes en 1983 a 123 por 100.000 en 1986, continuando este descenso en los siguientes años de una forma más progresiva lo que conlleva una reducción de la enfermedad superior al 90 % manteniéndose posteriormente una tendencia descendente.

La vacunación sistemática ha conseguido una disminución marcada de la incidencia de la enfermedad en todas las edades, pero ha generado una” bolsa de susceptibles”, constituida por las personas a las que "no le tocó la vacunación", pero que tampoco pasaron la enfermedad por la disminución general de la incidencia. Tras un período de baja incidencia es característica la aparición de brotes epidémicos centrados en dicha población susceptible. Sin embargo, en 1997-1999 también aparecieron brotes en poblaciones con alta cobertura vacunal, en las que se cuestionó la efectividad de la cepa empleada para la vacunación. En 1999 el Ministerio de Sanidad y Consumo de España acordó restringir el uso de la vacuna antiparotiditis que contiene la cepa Rubini a niños con alergia a alguno de los componentes de las otras vacunas. Así mismo, recomienda asegurar que todos los niños reciban, al menos, una dosis de dicha vacuna con una cepa distinta de la Rubini. La parotiditis es una de las enfermedades vacunables que presentan una mayor tasa de incidencia, pese a mantener coberturas vacunales elevadas, debido a que la efectividad frente al virus de la parotiditis no es muy elevada. Es un problema importante de salud pública y los esfuerzos para solucionarlos se orientan a la rápida detección de la circulación del virus en la población y la adopción de las medidas adecuadas de control.

I-C) OBJETIVOS DE SU VIGILANCIA EPIDEMIOLÓGICA

 

Los objetivos que se plantean para prevenir la propagación de la infección a los posibles susceptibles en nuestra comunidad, para ello se plantea lo siguiente:

 

 I-E) DATOS NECESARIOS Y DISPONIBLES

 

Protocolo de vigilancia epidemiológica seria el siguiente

Definiciones del evento  a vigilar

La parotiditis epidémica o “paperas” se caracteriza por tumefacción de las glándulas salivales y fiebre, que puede afectar múltiples órganos. Cerca de una tercera parte de los enfermos presentan la enfermedad en forma subclínica. La orquitis suele ser unilateral y se observa en el 20 al 30% de los hombres postpúberes y la ovaritis aproximadamente en el 5% de las mujeres. Puede presentarse pancreatitis, neuritis, artritis, mastitis, nefritis, tiroiditis y pericarditis.

La esterilidad y la sordera nerviosa son secuelas raras. Puede afectarse el sistema nervioso central en forma de meningitis aséptica, casi siempre sin secuelas. La infección durante el primer trimestre del embarazo puede aumentar el índice de aborto espontáneo y no hay evidencias de que produzca malformaciones congénitas.

Agente: El virus de la parotiditis infecciosa.

Modo de transmisión: Por contacto directo con saliva de persona infectada.

Reservorio: El hombre.

Período de incubación: De 12 a 25 días, en promedio 18 días.

Período de transmisibilidad: El virus se ha detectado en saliva hasta siete días antes de la aparición de síntomas y hasta nueve días después de iniciados estos.

 

Definiciones operativas

Caso Probable: Paciente con fiebre, edema y dolor de glándulas salivares.

Caso confirmado: Es un caso probable con uno o más de los siguientes criterios:

Confirmación por laboratorio: Cualquier título de IgM o un incremento de cuatro títulos en los anticuerpos IgG.

• Asociación epidemiológica: Contacto con caso confirmado de parotiditis en los últimos 25 días.

• Caso compatible: Es un caso probable que no fue estudiado por laboratorio y ni se demostró asociación.

 

Definición de objetivos, metas y estrategias

- Intensificar el programa regular de vacunación con triple viral.

- Intensificar el sistema de vigilancia de la salud pública de la parotiditis, a través de la identificación de factores de riesgo, captación y vacunación de susceptibles, búsqueda activa de casos y aplicación oportuna de medidas de control.

- Información a la comunidad y vinculación de ésta al proceso de vigilancia de la salud pública para la detección y remisión de casos y aplicación de vacuna a susceptibles.

 

 

I-F) NOTIFICACIÓN DE LOS DATOS.

 

-    Es responsabilidad del médico (Centro de Atención primaria, Hospitalaria) la  notificación de la presencia de caso y  remitir la encuesta individualizada del caso urgentemente (nombre y apellidos, nº de tarjeta sanitaria o historia, nº de teléfono de contacto, localidad de residencia, edad, sexo, antecedentes de vacunación fecha de inicio de síntomas, cuadro clínico, evolución, confirmación de laboratorio..,).

   La notificación se enviará por correo, Fax o e-mail a la Sección de epidemiología.

 

-    Es responsabilidad de la sección de epidemiología coordinar las acciones comunitarias, notificar periódicamente los casos a la Dirección general, controlar y evaluar el proceso de vigilancia de la salud pública y vacunación a nivel local.

-    Es responsabilidad de la Dirección general de Salud notificar la presencia de brotes al Ministerio de Sanidad y la vigilancia de la salud pública a nivel comunidad.

 

-    Los Laboratorios de diagnóstico clínico de la red sanitaria  notificarán  la Titulación de anticuerpos tipo IgM. de los exámenes solicitados.

 

 

I-J) CANAL DE ENDEMIA

 

Es el instrumento epidemiológico que distribuye casos en el tiempo, graficando la incidencia actual sobre la incidencia histórica, con el propósito de detectar precozmente cifras anormalmente altas (o bajas) de casos (o tasas) de la enfermedad en estudio.

 

Para establecer el canal de endemia de la parotiditis podríamos utilizar el método del Índice Epidémico, que es la razón entre los casos observados y los esperados, calculados estos últimos a partir de la mediana de los 5 últimos años. Cuando la razón es 1, la actividad epidémica es la esperada. Si el valor es mayor a uno, nos indica un incremento de la actividad epidémica, siendo más elevada cuando más alto sea el valor. Se calcula el índice epidémico semanal y el índice epidémico acumulado.